«PARADÓJICAMENTE ENCONTRÉ EN TIKTOK LA MANERA DE CANALIZAR MI ADICCIÓN AL MÓVIL»

  RAQUEL GÓMEZ | 22 de marzo, 2021 


Quizá la mayoría de vosotros no hayáis oído nunca hablar de una técnica de estudio que, aunque surgió en los ochenta, parece que en los últimos años está más en auge que nunca. Muy en resumen diré que la técnica, que recibe el nombre de Pomodoro, consiste en estudiar veinticinco minutos y descansar cinco mientras te cronometras, a poder ser, con un reloj de cocina.

Pero veamos. Si hay alguien que puede hablar de esta técnica mejor que nadie ese es Pomoestudio –en adelante Pomo–, como ha querido que le llame a lo largo de la entrevista. Pomo es un profesor de Tecnología que está preparando las oposiciones para este verano y que, hace unos meses, tras darse cuenta de que no conseguía sus objetivos en cuanto a concentración y estudio se refiere, decidió abrirse una cuenta de TikTok –@Pomoestudio– en la que realiza esta técnica en directo ante su audiencia.

Buenas tardes, Pomo. ¿Así es como te llaman tus seguidores, no? ¿Por qué no quieres que conozcan tu nombre?

Como profesor de tecnología, hay una parte del currículo de enseñanza que trata sobre las redes y el buen uso de estas y los riesgos que entraña sobre todo en menores. Entonces creo que para no dar datos sobre mí es una manera de dar ejemplo. Por eso y por puro marketing también, claro.

¿Hasta qué punto podría ser peligroso decir tu nombre?

Bueno, revelar datos personales por internet puede ser más peligroso de lo que parece. Es cierto que con mi nombre de pila no se puede hacer mucho, pero sí puede serlo mi dirección o mi número de teléfono. El mensaje que debe calar es de precaución ante las redes. Por otro lado, es muy curioso el efecto de marketing que provoca el hecho de querer saber cosas de Pomo y no saberlas.

El hecho de que un día digas una sola cosa sobre ti, quizá haga que piensen que al día siguiente puedas decir otra, ¿no?

Claro, de hecho hace poco ha pasado que en una entrevista donde yo era el entrevistador, se dijo mi nombre real y generó un revuelo que no veas.

¿Y por qué se te nombró en esa entrevista?

Porque la persona que estaba entrevistando conocía mi nombre y se equivocó.

¿Haces entrevistas?

El tema de las entrevistas empezó porque sobre todo en los descansos largos o al final de las rondas por no estar solamente hablando yo a veces me preguntaban cosas que yo no sabía contar o que había alguien que las podía contar mejor, simplemente.

He hecho cuatro entrevistas, la primera fue a Mich, una doctora mexicana que hablaba del empoderamiento de la mujer y de su trayectoria estudiando a través de directos, la segunda fue a Hora de Estudio, que es sin duda un perfil de referencia del método Pomodoro en Tiktok, ella lleva estudiando desde junio, tiene cuatrocientos sesenta mil seguidores y estuvo contando su experiencia y sus técnicas y fue muy interesante. La tercera fue a Carito Ramírez, una chica colombiana que habla del empoderamiento de la mujer, porque sobre todo las seguidoras de Pomo son mujeres. Y la última fue a Lucía, que está haciendo cursos de crecimiento personal sobre todo enfocados a mujeres también. Teniendo en cuenta todos los temas o cuestiones que me suele preguntar la gente, creí conveniente traerlas y entrevistarlas.

Sobre todo mujeres, has dicho. ¿De cuánto porcentaje estamos hablando?

78%.

¿Y a qué crees que se debe?

Quizá vosotras estudiáis más.

¿En qué momento surge todo esto? ¿Cómo descubres realmente la técnica Pomodoro?

Cuando yo empecé a estudiar hace dos meses para el examen de las oposiciones de junio, que voy bastante tarde, empecé estudiando como lo había hecho siempre y lo que pasó es que cuando me puse a ver qué había aprendido, me di cuenta que no había aprendido nada. Entonces empecé a pensar que a lo mejor no sabía estudiar bien y me puse a investigar a youtubers, en concreto a Pablo Lomeli, que es un estudiante de Medicina mexicano que cuenta sus técnicas de estudio y sus técnicas de memorización, y una de ellas es Pomodoro.

¿Y tú crees entonces ahora que por estudiar de esta forma ya sabes estudiar, ahora que llevas unos meses con esta técnica?

No, pero es una de tantas. Fue cambiar todo mi sistema, también estoy haciendo un curso de lectura rápida, entonces lo que hago es primero un repaso viendo sólo imágenes, luego uno de vocabulario, y al tercero es cuando hago lo que se llama el barrido, que es una lectura muy rápida. No es hasta la cuarta pasada cuando ya lo leo realmente y hago el esquema, entonces lo que he hecho ha sido una conjunción de las distintas técnicas que he ido aprendiendo para sacar mi propio método. Después del esquema lo que hago son los repasos activos, siguiendo la curva del olvido, que es repasarlo al día siguiente, a los siete días y a los treinta días.

Entiendo que eso lo hiciste por ti, por tu bien, por mejorar tú, pero ¿en qué momento decides abrirte una cuenta en Tiktok para hacer eso mismo en directo delante de otras personas? ¿Cómo surge el paso de dejar de hacerlo para ti y pasar a hacerlo para la gente?

En el momento en el que me pongo yo solo y no lo consigo, entonces cuando veo que al tener gente mirando se genera lo que yo llamo el efecto biblioteca, porque es similar a lo que estás haciendo en una biblioteca solo, un sitio donde no hay ruido, donde no te levantas a coger comida, donde estás estudiando. Entonces solamente el hecho de que pueda entrar alguien a ese directo, aunque no haya nadie, ya hace que me ayude. Y así empecé.

¿Y cuánto llevas exactamente? ¿Cuándo fue ese comienzo?

El primer directo fue el 6 de enero, el Día de Reyes.

¿Y cuánta gente se conectó a ese primer directo?

Es que el algoritmo de Tiktok es curioso. Yo el mismo 6 de enero subí un vídeo que no sé por qué razón se hizo muy viral y eso provocó que viniera un montón de gente a los directos, en el mes de enero cada hora de directo me seguían doscientas personas, pasé de mil a ocho mil seguidores en un mes más o menos.

¿Y en tu primer directo cuánta gente se conectó?

Yo creo que el primero pasaron por ahí quinientas personas, que viera yo conectadas a la vez quizá veinte, pero porque la gente va entrando y saliendo todo el rato.

¿Y en ese primer directo fue el máximo público que has tenido?

¡No, no! El máximo que he tenido fueron los días siguientes, yo creo que el día que más gente pasó por el directo fueron unas doce mil personas. Doce mil que pasaron por el directo en algún momento, ¿eh? Yo lo máximo que he visto conectados a la vez han sido doscientos veinte, pero eso fue en la época en la que el vídeo viral estaba en auge.

¿Ahora mismo, a día de hoy, qué media de gente sueles tener conectada en los directos?

Muy poca, han bajado mucho. A lo mejor ahora hay siete conectados a la vez y en total pasan doscientos.

O sea, de que pasen doce mil personas, a que lo hagan doscientas. ¿A qué crees que se ha debido ese bajón?

Hay una razón principal y una secundaria. La principal es que ahora mismo no tengo ningún vídeo que esté siendo viral, y cuando hablo de viral es porque es un vídeo que tiene cuatrocientas sesenta mil visitas y cincuenta mil me gustas.

Hablas del vídeo de enero que mencionabas antes, supongo.

¡Sí! Cuando tienes un vídeo viral, Tiktok lo enseña a todo el que pasa por la plataforma, y cuando dejas de tenerlo, pues no. Entonces principalmente la razón es esa. Luego ya viendo que había bajado la gente y que a mí, de alguna manera tener un horario fijo –porque yo hacía directos de ocho a diez de la mañana y de cinco y media a siete de la tarde todos los días– me estaba suponiendo un esfuerzo como si fuera un trabajo, decidí cambiar.

¿Y ahora?

Ahora es libre, ahora estoy haciendo incluso más horas pero a lo mejor no todos los días. Me puedo poner un día de cuatro a diez, por ejemplo.

¿Seguido?

Sí, cada cuatro rondas hago un descanso largo de veinte minutos, pero sí.

¿Y nunca haces rondas más largas?

No, aunque las rondas se pueden hacer de veinticinco a cuarenta y cinco minutos, yo nunca las hago de más de veinticinco.

¿Y qué es lo que sueles hacer en los descansos de cinco minutos?

Pues depende, a veces cuento lo que estoy estudiando, o respondo a algunas preguntas que no sea ninguna de las preguntas clave que no se pueden responder (se ríe).  

¿No ha habido ningún día que, inevitablemente, te hayas desconcentrado y se te haya ido la vista durante los veinticinco minutos de una ronda y te hayas distraído con algún mensaje del chat o con alguna otra notificación? ¿O que hayas leído algo y no puedas luego seguir por estar pensando en ese algo que has leído?

Bueno, no siempre se aprovecha todo el tiempo, pero ponerme veinticinco minutos por delante sin el móvil siempre es bueno aunque no lo consiga cien por cien. Pero por lo general, aunque haya veces que no, cuando toca estudiar estudio.

Independientemente de por el vídeo viral o por mera curiosidad, ¿qué crees que empuja a la gente a entrar a un directo a ver a una persona estudiando? ¿Qué crees que les aporta?

Esa pregunta se repite mucho (se ríe). Y entiendo la pregunta pero es que en Tiktok hay veces que ves cosas que no tienen ningún sentido, o sea puedes ver a una persona durmiendo, literalmente, y hay cuatrocientas personas mirando. Hay una persona que tiene una cámara puesta a unos maniquíes con luces y hay mil personas mirando. Realmente hay unos directos tan absurdos, que cuando ves este piensas que es uno igual, pero es que la gracia de esto no es verme a mí, la gracia de esto es aprovechar el tiempo a la vez que yo. Entonces yo tengo un temporizador que se ve desde la cámara para que sepan cuánto tiempo queda para el descanso y descansen a la vez que yo.

¿Y tú crees que hay gente que realmente aprovecha el tiempo como tú o que la mayoría está literalmente mirando a lo que haces?

Yo creo que hay de todo, pero en cualquier caso, si no están estudiando, tampoco es que me estén mirando a mí. Ahí hay un chat y están hablando por ahí. Tampoco es que están viendo lo que yo hago, digamos que yo estoy de fondo mientras hablan en su chat. Pero yo creo que hay de todo, hay gente que aprovecha, hay gente que no y gente que sólo aprovecha a veces. Depende. Se ha creado una comunidad súper bonita de Pomoestudio, gente que se conoce y hace grupos, y en alguno estoy yo también.

¿Y a ti qué es lo que te llena? ¿En ti varía algo que haya doscientas o doce mil personas viéndote?

Lo que yo hago realmente lo hago igual si hay dos personas o doscientas, incluso aunque no haya nadie. El hecho de que pueda entrar alguien hace que a mí se me genere la suficiente presión como para no levantarme, no levantar la vista y quedarme estudiando el tiempo que me toca. Aunque siempre ver que hay más gente genera más emoción y más adrenalina, claro.

¿Nunca estudias sin grabarte?

Pues mira, la primera vez que lo he hecho desde enero ha sido precisamente hoy. Y ha sido porque me he venido a la playa y el directo me consume muchos datos. He estado un poco estudiando en directo pero luego lo he dejado, me he puesto sin directo.

¿Y has sentido que te concentras menos o que no aprovechas tanto el tiempo?

Sí.

Simplemente la diferencia es grabarte, lo demás es calcado y tú ya no aprovechas el tiempo igual.  

Lo aprovecho más que hace dos meses y medio seguramente, pero no tanto como si me grabara.

Lo dices súper convencido, quizá hoy haya influido la playa o cualquier otro motivo.

Por lo que he comprobado hoy, lo estoy. Es igual que el deporte, el deporte si lo hago en casa lo tengo que hacer con Fausto Murillo, yo solo no lo hago aunque me sepa los ejercicios de memoria, aunque no me está viendo, me imagino que me está viendo. Somos seres sociales o yo al menos me considero un ser social y es como que yo solo conmigo mismo, ni estudiar lo estudio igual ni el deporte lo hago igual.

¿Y les habías avisado de que ibas a la playa?

Sí, claro. Ahora desde que no tengo horario tengo un grupo de Telegram donde sólo puedo escribir yo y ahí explico cuándo voy a estudiar y dónde, si es que tiene interés el dónde.

Claro pero el hecho de que tú digas playa, da pistas de que por ejemplo en Madrid no estás.

Algo saben, saben que vivo en Andalucía pero no saben más.

Andalucía y playa.

Sí, Andalucía y playa o Andalucía con acceso a playa.

¿Y nunca has subido una foto donde se vea algo que alguien haya podido reconocer y decírtelo, o incluso que te hayan visto por la calle? Porque a ti la cara se te ve.

No soy tan famoso (se ríe). Quizá si fuera famoso podría pasar, pero como no lo soy, no pasa. Puede pasar, pero lo veo bastante improbable.

¿Y si pasara?

La verdad es que cuando me empecé a cuidar de mis datos fue al principio cuando había muchísima gente. Ahora mismo teniendo a diez en un directo no lo veo tan serio como cuando tenía doscientos. Entonces si pasara, no me importaría.

Me consta que también estás en Instagram. ¿Cuándo das el salto de Tiktok a Instagram? Del Telegram también has hablado. Cuéntame.

El Instagram me lo hice porque en Tiktok no sigo a la gente de vuelta, entonces no sé quién me sigue. En Instagram empecé a seguir de vuelta a la gente que me seguía y así saber quién me ve, conocer a la gente que está al otro lado. Pasaron quince días o así, no sé. Y el Telegram fue para poder decir mi horario en el momento en el que decidí no tener uno fijo. Ahora aviso con máximo una hora de antelación cuándo voy a estudiar. La idea del Telegram es que la gente ya haya adoptado el método, estudien por su cuenta y les salte una notificación en una red social que a mi parecer no genera tanta distracción como otras, y se adapten así a mis rondas o yo a las suyas. Para entrar en el grupo público simplemente hay que buscar Pomoestudio en el buscador.

Bueno, acabo de abrir tu cuenta de Instagram y veo que pones Manegement, Paypal y contrataciones. ¿Lo haces para ayudar a la gente, a ti mismo, o también un poco en parte como trabajo?

Hay mucho de humor en esa frase (se ríe).

Bueno, pero el link de Paypal está.

El link está porque hay gente que hace donaciones en Tiktok y dos tercios se los lleva la plataforma, entonces, una manera de hacer donaciones si alguien quisiera sin que haya intermediarios sería así. Me lo pidieron y me lo hice.

¿Guardas los directos?

Pues creo que hay una opción y sí que deja guardarlos y hace poco alguien me dijo que por qué no los guardaba para estudiar en otro momento. Pero creo que la magia está, si es que hay alguna, en verlo en directo. Si te vale verlo en diferido, puedes hacerlo por tu cuenta. No tengo intención de guardar directos.

Y en caso de que guardaras todos, ¿habría diferencia entre uno y otro? ¿Siempre son en el mismo sitio? ¿Mismo fondo y perspectiva?

En general, sí. Por ahora están siendo en el mismo sitio, es verdad que van viniendo plantas nuevas, tenemos a pomopiña, ahora ha llegado pomojacinto, tenemos pequeños cambios pero por lo general es siempre el mismo escenario, salvo días especiales como hoy que puede haber sido en la playa.

¿Crees que tienes seguidores de Instagram que no están en Tiktok y viceversa?

Bueno, tengo muchos más seguidores en Tiktok que en Instagram, por lo tanto hay muchísima gente que está sólo en Tiktok y no está en Instagram. Pero también es verdad que son seguidores poco activos, yo lo que veo de Tiktok es que los seguidores no son tan importantes porque aunque te sigan, no ven lo que publicas, no les aparece como prioritario lo que tú publicas, les aparece lo que el algoritmo cree que les va a gustar, entonces realmente tener muchos seguidores en Tiktok no tiene mucho valor porque no ven lo que tú haces, en cambio en Instagram sí. Yo creo que al final seguidores reales son más los de Instagram.

Entiendo que eres consciente de que en algunos casos quizá puede pasar que alguien se quiera meter a tus directos con la intención de estudiar o aprovechar el tiempo, hacer lo que haces tú, no levantarse para nada y respetar los tiempos y aprovechar el tiempo, pero que luego el chat les distraiga, ¿no? O como el simple hecho de tener el móvil para verte a ti supone tener los datos puestos, entonces esto puede implicar que les lleguen notificaciones de otras aplicaciones si es que las tienen activadas y se distraigan también. ¿No puede ser contraproducente que lo hagan con buena intención pero que luego se distraigan por un motivo u otro?

Un planteamiento similar pasa cuando alguien dice que veinticinco minutos es muy poco tiempo, o que estudia cuarenta y cinco, o que prefiere hacerlo más tiempo y de seguido, o que no quiere hacer descanso, etcétera. Hay mucha gente que ya tiene un mínimo hábito de estudio y a esas personas estos directos no les valen. Este perfil es muy poco ambicioso, en el sentido de que es para gente que no aprovecha el tiempo, como me pasaba a mí antes de hacer lo que hago, gente que no consigue aprovechar ni un poco el tiempo. Pomo es para gente que está dentro de Tiktok, como estaba yo, viendo vídeos, viendo directos, y que de repente le aparezca un directo en el que le digan que por qué no estudia, esa es la idea. Alguien que ya tenga un hábito o un método, pues que no venga. Esto es para rescatar a quien está totalmente perdido como lo estaba yo antes de hacer los directos.

Bueno, a ti en este caso te ha venido bien estando totalmente perdido, pero no sé hasta qué punto a todas las personas perdidas con el móvil en general y con las redes sociales en particular esto les vendría del todo bien, ¿no? Y hablo por mí la primera. Quiero decirte, yo, que considero que tengo una adicción considerable al móvil, que siempre que he tenido que estudiar he puesto modo avión y he apartado el móvil de mi vista, nunca se me habría ocurrido ponerme a estudiar teniéndolo delante y teniendo que estar atenta a él. No puedo hablar sin probarlo, evidentemente, pero creo que no sería capaz.

Mira, solamente el hecho de que hayas sido capaz de quitarte el móvil porque ves que te genera adicción ya te hace ser un usuario más avanzado de lo que era yo cuando empecé, entonces esto ya no es para ti. Estamos hablando de gente que no es capaz de soltar el móvil y que no es capaz de hacer nada. Es para el nivel más básico de gente que no consigue aprovechar el tiempo. Y me pongo a mí el primero, no hablo de los demás sin hablar de mí. A mí me preguntan que por qué hago los directos y siempre digo que hago los directos porque sin directos no lo consigo.

Entonces a ti la técnica Pomodoro en sí no es la que te ha ayudado. A ti lo que te ha ayudado es hacerlo en directo, entiendo.

Eso es. Por eso realmente tienen más mérito ellos que yo porque a ellos no les está viendo nadie. Ellos lo tienen más complicado que yo porque yo tengo la ayuda de que me están viendo.

Supongamos que llega un día en el que tú sacas tu plaza y quieres seguir con esto, quizá ya no estudiando pero sí aprovechando el tiempo, corrigiendo exámenes, etcétera. Esto puede ser algo que puedas hacer toda la vida, digamos que podría no tener fin.

Teóricamente no. De hecho el no tener un horario que me obligue a tener que acostarme pronto todos los días como si fuera un trabajo hace que pueda ser más perdurable en el tiempo porque no me supone un esfuerzo sino un beneficio.

¿En qué momento dejas de querer horarios?

Creo que fue un mes y medio después de empezar.

¿Y por qué?

Pues por un lado porque lo asociaba al cansancio físico que estoy acostumbrado a haber hecho en mi vida laboral, pero esto no es un trabajo, entonces no considero que esté justificado hacer el mismo tipo de esfuerzo de levantarme todos los días tan temprano para hacer un directo siempre puntual, eso me cansa. Creo que fue la principal razón.

¿Ya no te hacía bien?

Realmente creo que sí, porque al final recomiendan tener una hora para coger hábito de estudio, pero me estaba suponiendo mucho esfuerzo. Y por otro lado el hecho de tener un horario de pocas horas, porque en total eran tres horas y media al día, hacía que estudiando esas horas ya considerara que había cumplido cuando realmente a lo mejor estudiaba más si no tuviera ese horario. Entonces yo acababa a las diez de la mañana y aunque sabía que me podía quedar más, no me quedaba más porque sabía que a las cinco y media tenía que hacer otro. El no tener un horario fijo puede hacer que a lo mejor haga seis horas seguidas, que es lo que antes hacía en dos días. Es un poco por las dos razones.

¿Lo máximo que has hecho de directo son seis horas?

Seguidas seis o seis y media, sí.

¿Y lo mínimo?

Una hora, siempre hago dos rondas mínimo.

Aquí el titular de la entrevista sin ninguna duda sería que tú no eras capaz de soltar el móvil, que ya no es la técnica, tú problema era que no eras capaz de soltar el móvil y entonces tuviste que encontrar una técnica y luego adaptar esa técnica a no dejar de usar el móvil, ¿no?

Sí. Yo tengo nomofobia, que es una adicción al teléfono móvil como tantísima gente aunque no se conozca tanto el nombre. Es una de las cosas que he intentado enfocar en el canal de Tiktok, he hecho vídeos que he intentado que se hicieran virales, vídeos que van en la línea de la adicción al móvil. Hay un vídeo que propone no usarlo en los primeros treinta minutos del día, o no usarlo justo antes de irse a dormir. Son interesantes.

¿Cuándo o cómo supiste que lo tuyo con el móvil era adicción?

No soy experto en el tema pero cuando te genera más problemas que beneficios considero que es adictivo.

Pero en realidad tú no sólo no te estás quitando la adicción, sino que estás haciendo, sin quitarte el móvil, que es a lo que tienes adicción, algo de provecho con él.

Claro, para mí adicción como te he dicho es en el momento en el que tiene más perjuicio que beneficio. Si consigo más beneficios que perjuicios utilizando el móvil el mismo tiempo, no es adicción porque me está dando un beneficio. Así que según mi propia definición se podría decir que, paradójicamente, encontré  en Tiktok la manera de canalizar mi adicción al móvil.

Bueno Pomo, creo que quienes hayan llegado hasta aquí –cuarenta y cinco minutos de entrevista para quien la escuchara, si es que alguna vez la escucha alguien–, merecen un premio. Tienes que regalar a tus fieles seguidores, que seguramente sean la mayoría de quienes vayan a haber llegado hasta esta pregunta, un dato que deban saber, algo que no hayan sabido hasta ahora.

¿Sabes qué pasa? Que cada vez van sabiendo más, sobre todo por los grupos de Instagram, ya hay gente que sabe mi nombre, muchos dejan de ser seguidores de Pomoestudio y pasan a ser amigos, entonces ya pasan a tener trato de amistad en lugar de trato de espectador. Hay muy pocos datos míos ya que no sepa el núcleo duro de Pomoestudio.

Seguro que alguno queda.

Mi secreto fue mi cumpleaños durante un tiempo pero me lo terminaron sacando.

¿Pero qué hay de malo en que sepan tu cumpleaños?

Es que no es que sea malo, es por hacer el misterio, el marketing. Una de las cosas que tiene Pomo es que es misterioso y eso atrae.

Hombre, el cumpleaños…

Atrae. En el momento en el que no lo saben, atrae. Cuando lo digo ya no. Igual que el nombre, igual que dónde vivo e igual que todo.

Más intentos no puedo hacer, que me perdonen los pomoseguidores

Venga, va: nací en Madrid, con cuatro años me fui a Andalucía, con veinticuatro volví a Madrid y con treinta y uno a Andalucía otra vez.

¿Y si algún día esto te diera tanto dinero que pudieras dedicarte a ello?

Sería feliz.

¿Ya ahí sí que darías tus datos entonces, no?

¡Jamás! (Se ríe). Al revés, si yo me hiciera muy famoso, intentaría que ahora mismo la gente que sabe muchas cosas de mí estuviera ya en un grado más de amistad para que no contaran cosas.

La última pregunta la dejo en tus manos. ¿Con qué reflexión final quieres terminar?

Quiero dejar claro que no recomiendo que vengan a seguirme, yo lo que recomiendo es que aprovechen el tiempo, pero si para aprovechar el tiempo tienen que venir a seguirme, que vengan. Hay gente que me dice que no se ha conectado porque estaba estudiando o que van a hacer directos estudiando desde sus cuentas de Tiktok y a mí me parece perfecto. Que no vengan, si eso les ayuda, que los hagan.

Aunque bueno, en relación al curso de lectura rápida que estoy haciendo, había pensado en hacer unos vídeos cortos explicando lo que estoy aprendiendo después de haberlos aplicado, contar mi experiencia y cómo a mí me han ayudado. Si realmente están interesados en algo así, entonces ahí sí les invito a que estén atentos a mis redes.

 


1 comentario:

Instagram