«LA PÉRDIDA DE MI PADRE HA SIDO EL MOMENTO MÁS DOLOROSO DE MI VIDA»

 RAQUEL GÓMEZ | 19 de mayo, 2022




Sergio fue padre en 2012 con veintitrés años. Hoy, a punto de cumplir treinta y tres y con dos hijos de siete y nueve respectivamente, se enfrenta en Bilbao a una nueva vida.

¿Qué es para ti ser padre?

Ilusión, una manera diferente de vivir la vida, con ellos todo es distinto y mejor. 

¿A qué edad lo fuiste?

A los 23.

¿Y cómo es ser padre tan joven?

Al principio se te cae el mundo encima. Cuando te dan la noticia de que vas a ser padre sin haberlo buscado, imagínate. 

¿En qué te cambia la vida?

En todo, el tipo de vida que llevas soltero nada tiene que ver con tener una criatura de la que tienes que estar pendiente las 24 horas del día. 

¿Te consideras buen padre?

Bueno, con mis fallos y mis virtudes como todos, pero yo creo que sí. 

¿Cuál ha sido el momento más doloroso de tu vida? 

La pérdida de mi padre, está claro. 

¿Y el más especial?

El nacimiento de mis dos hijos. 

¿Te has sentido decepcionado por alguien que considerabas imprescindible en tu vida?

Podría decirse que sí. 

¿Por qué?

Porque me dieron la espalda cuando más los necesitaba.

¿Qué es para ti lo más importante de tu vida a día de hoy?

Me encantaría formar una familia después de lo mal que se me presentó la primera. Luego mi trabajo, la familia, mi pareja y mis hijos por descontado, claro. 

¿Cuál dirías que es tu mayor defecto?

Tengo varios, tampoco sé cuál decirte.

Uno.

Que he sido un poco mentiroso. 

¿Y por qué?

No sé. Mentiras pero sobre tonterías.  

¿Y por qué mientes en tonterías?

Porque quería que todo estuviera bien y a veces para eso era necesario o prefería mentir. 

¿Lo sigues haciendo?

Pero en bobadas.

Pero, ¿por qué o para qué? Si sabes que luego al final la verdad va a acabar saliendo a la luz... 

Ya, llega un punto en el que ves que eso no lleva a ningún lado y para qué. 

¿Y cómo te has dado cuenta de que con eso no ibas a ningún lado?

Porque las mentiras tienen las patas muy cortas. 

¿Y cuál dirías que es tu mayor virtud?

Me considero muy buena persona. 

¿Qué es lo que más valoras en una relación (familiar, de pareja, de amistad, etc.)?

La confianza. 

¿Te cuesta reconocer tus errores?

Sí.

¿Por qué?

Porque soy muy orgulloso. 

¿Te consideras una persona rencorosa?

Bueno, depende. 

¿De qué?

De la situación y el motivo por el que guarde el rencor. 

¿Pero te consideras una persona rencorosa sí o no?

Podría decirse que sí. 

¿Sientes celos de los logros o cosas buenas que le pasan a la gente que te rodea?

No, al contrario. 

¿Crees que has estado a la altura en los momentos que más te ha necesitado la gente que te quiere?

No, igual no. 

¿Por qué?

Pues no lo sé, cuando mi padre estuvo tan enfermo quizá tenía que haber estado más involucrado y hasta el final no me involucré tanto, por ejemplo. He tenido mis fallos, como todo el mundo. 

¿No estuviste al lado de tu padre cuando más te necesitaba?

Acababa de ser padre y realmente no era consciente de la gravedad de la situación. Se me juntó todo.

Si pudieras retroceder unos años, ¿cambiarías algo de tu vida?

Sí, claro. 

¿El qué?

Mis antiguas relaciones o los malos ratos con la familia, por ejemplo.

¿Cómo es tu día a día, te consideras una persona feliz?

A día de hoy sí, he cambiado el pueblo por una gran ciudad como Bilbao, he encontrado un trabajo muy bueno y estoy con la mujer que quiero. 

¿Qué te parece Bilbao?

¡Muy bien! Bilbao me ha dado a mi amor, un trabajo y una segunda familia, qué más quiero. 

¿Te has adaptado bien?

Bueno, quitando el clima, por lo demás todo bien (se ríe). 

¿Bilbao o el pueblo?

A día de hoy si de verdad me tienen que dar a elegir, con el cambio que yo he pegado, elegiría Bilbao sin duda. Hombre, mi pueblo que no me lo quiten, claro. Pero bueno, renovar o morir. 

¿Cómo y dónde te ves de aquí a cinco o diez años?

No sé, a mi pareja también le gusta mucho el pueblo, así que si en algún momento tenemos que empezar una nueva vida allí, la empezaremos, claro. Aunque es cierto que al pueblo vamos siempre que podemos o cuando a los niños les toca conmigo. ¡Bilbao-Almaraz es un paseo! 

¿Te gustaría volver a ser padre?

Sí, claro. 

Algo que quieras decir para acabar...

A mis hijos por si algún día lo llegan a leer, que estoy seguro que sí, que aunque no siempre haya estado a la altura o sientan que no he sido el mejor padre, son y serán siempre lo más bonito que me ha dado la vida y que los quiero con todo mi corazón. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram